Iniciar sesión

Exposición Jon Beristain

Exposición Jon Beristain

El acto se realiza en la sala de exposiciones de Kultur Etxea de Gernika del 19 de  mayo hasta el  14 de junio.

Retratos psicológicos de personas o personajes imprescindibles, de los engranajes en la vida de un pueblo que hacen, en este caso de Gernika, un espacio humano para vivir, un lugar en el mundo en el que aún prevalecen el contacto entre las personas, el consejo de alguien de confianza, la comunicación cercana con quien te conoce, el saludo constante y continuo.

El fotógrafo Jon Beristain no quiere que Gernika sea una ciudad dormitorio más, se niega a que pierda ese espíritu que nos hace salir a las calles y nos da la oportunidad de sentir que pertenecemos al alma de Gernika y, por ello, presenta un homenaje al aspecto humano de las personas, a esas características que nos diferencian, reflexionando e invitándonos a reflexionar sobre los riesgos de que esos aspectos que tanto apreciamos puedan desaparecer debido a los nuevos hábitos de vida y consumo: compras por internet, masificación de franquicias, grandes e impersonales superficies…

En esta muestra, compuesta por 40 retratos realizados en blanco y negro y siguiendo un mismo esquema de iluminación en clave baja, que podrá visitarse entre el 19 de mayo y el 14 de junio en la sala Elai Alai de la casa de cultura de Gernika, son todos los que están aunque, tal y como el propio autor lamenta, que no estén todos los que son.

Son retratos carentes de entorno y decorados. Tan sólo importa la persona -sujetando con sus manos un elemento que indica a quien observa la imagen por qué esta ahí-, y su interior. Ése ha constituido el verdadero objetivo del autor, mostrar el alma de las personas retratadas, por lo que subraya de manera especial la tremenda disposición de los personajes una vez comprendido el proyecto.

Jon Beristain cede un importante margen al humor y la simpatía en estos retratos de gente de comercios, tabernas, personajes del deporte, la música, la artesanía, la salud…

El cartel anunciador de la exposición, por otra parte, refleja el espítiru de la misma, tomando como base el Guernica. Un Gernika actual, cuyas características propias podrían verse, una vez más, reducidas a cenizas.

Etiquetado como:

Deja un comentario

Iniciar sesión o Regístrate